Las cookies contienen archivos de texto que permiten que un sitio web reconozca su ordenador. Este sitio y los proveedores de servicios seleccionados por VERDEGAY Abogados instalan cookies en su ordenador por varios motivos. Por ejemplo, las cookies se utilizan para hacer un seguimiento de sus preferencias personales, para recabar información con el fin de analizar la manera en que se utiliza el sitio y para mostrarle anuncios adaptados a sus intereses.
Aceptar Leer más

91 446 80 00 Paseo de Eduardo Dato, 23 28010 Madrid

¿Qué compramos cuando compramos ARTE?

¿Qué compramos cuando compramos ARTE?

La respuesta puede parecer obvia pero no tanto cuando hablamos desde el punto de vista jurídico. A través de la compra y consecuente entrega de una obra de arte adquirimos la propiedad del soporte físico de la obra en cuestión, pero ¿qué otros derechos adquirimos respecto a la obra de arte? ¿Podemos hacer una copia de la misma? ¿Podemos modificar la obra? ¿Podemos exhibirla en una exposición? ¿Podemos…..? Para contestar estas cuestiones entramos de lleno en materia de derechos de autor y, por tanto, en la regulación de los mismos por la Ley de Propiedad Intelectual. Los autores tienen una serie de derechos sobre las obras de arte que son irrenunciables e inalienables, entre otros, el derecho a exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier modificación o alteración de la misma que suponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación. Consecuentemente y a pesar de la adquisición de una obra de arte, ello no nos confiere el derecho a modificarla o alterar la misma si el autor considera que puede perjudicar su reputación o sus intereses. Respecto a los derechos de explotación de las obras de arte (reproducción, distribución, comunicación pública), es preciso que el autor ceda dichos derechos expresamente y por escrito. Por tanto y salvo que exista dicha cesión, no podremos realizar folletos o tarjetas navideñas con la foto de nuestra obra de arte o prestarla para una exposición, sin la autorización del autor. El único derecho que como titulares de la obra de arte nos concede la normativa es el derecho a la “copia privada”, esto es, a realizar una reproducción para colocarla en un ámbito privado, como una segunda residencia. En el ámbito de las artes plásticas, no suele ser habitual que las compras de obras de arte se realicen por escrito y, menos aún que en ese momento, se cedan por parte del autor algún derecho de explotación. De ahí la importancia de que en el momento de la compra consideremos la posibilidad de asegurarnos ciertos derechos para un futuro respecto a la obra de arte.

Publicado por Verdegay Abogados.